Tras los ojos

Si tiemblan tus manos ¿cómo dejarte partir?,  me quedaría a tu lado abrazándote. Cuando estuvieras sereno te acompañaría hasta el dintel de la puerta y te ayudaría encorvarte lo justo para que entraras en la casa de los sueños. Pero si hiciera eso, el resto de los viajeros quedarían estancados y, tampoco tendría la garantía de que una vez acunado por mí, quisieras o pudieras marcharte.

Tuve que llevarte hasta la entrada de la cabañita e ir por el siguiente viajero.

¿Sentiste a las dos musas que allí estaban para conducirte hasta ti?

¿Pudiste aceptar la venda en tus ojos, o fue demasiado grande el paisaje que contemplaste en tu interior y tuviste que ver hacia afuera?

¡Es enorme el desafío! En ese pequeño trecho proponemos penumbras, mujeres que hilan a ciegas, tejen la paciencia, junto a un perro tendido que solo con “ser” pronuncia un discurso poderoso. Luego la casita con sus tejas de papel y paredes de tela simulando un barco de vela que zarpa hacia aguas internas, surgidas al tapar los ojos.

El viaje de los poros, que de pronto perciben lo de siempre como un hallazgo, roces humanos y vegetales, tierra y objetos sepultados en la memoria común. Los olores de una cocina, las charlas a media voz entre cortes de alimentos, sonidos de cascadas leves, sopa, saludos, una canción de cumpleaños.

Sobrevienen pasos, una melodía y un piano. A ciegas, todos bailan, la pianista dibuja su vida sobre el piano, yo canto la mía a su lado. Al final, se descorre la venda y un mundo de ropa tendida recibe al viajero. Muebles fantásticos, vasijas, garrafones, y la abuela que reparte tisana para calentar las manos y saborear lo mucho que se ha recorrido. La tejedora ciega junto a otras mujeres, musitan algunos acentos extranjeros y sin embargo cercanos. Al final, papel y lápiz para dejar vestigio de lo indescifrable y un eco que se aleja.

Título del escrito: Tras los ojos © ®
Título del dibujo: Magia (Técnica mixta) © ®
Dibujo y escrito por Isabela Méndez ®

Dedicado a los compañeros que participaron en “EL PRIMER BALL” y a “EL TEATRO DE LOS SENTIDOS”. También a los viajeros que pasaron por nuestro laberinto.

Hacer teatro y poesía con el otro, y encontrar paisajes en la ceguera es un regalo.

Un comentario para “Tras los ojos”

  • avatar Martín:

    Como bien dices, viajé, recorrí y me transformé o me transformaron. Una parte de mi se quedó allí y una parte de todos ustedes se quedó en mi. Y, en ese viaje de ida, me encontré de vuelta con recuerdos que estaban enterrados como esas plantas que mencionas en el escrito y que tocamos en el camino. Ejecución impecable la de todos los artistas (nunca mejor dicho)de El Teatro de los Sentidos que logra unir a ocho personas diferentes en una sensación biograficamente diferente pero sensorial y emocionalmente común.
    Cuántas horas de trabajo, desvelos, investigación y dedicación e inspiración nos regalaron en esa media hora! Qué alquimia perfecta de medición e improvisación, de arte y ciencia, de Baco y Apolo para llegar a estimular nuestros espíritus de esa manera! Cuan agradecido estoy por ese inmenso regalo… Gracias a todos y gracias a ti Maibe, por vestirte con tus mejores galas, las de tu talento y tu sensibilidad, para recibirnos en esa casa de secretos.
    Con el gigante de mi cariño!

Deja un comentario

Visita mi Web!
Imagen_web