Entradas con la etiqueta ‘corazón’

Parto del latido

Corazon-al-desnudo

 

Alumbrar el corazón
tenerlo entre las manos,
preguntarle cuándo lo herimos,
cómo siguió latiendo.

Darle las gracias
hacer una reverencia,
mirar en él, nuestra sangre,
sentirnos humildes
servidores de su ímpetu
de su coraje
de su grana inteligencia
de su tambor
que aún
marca nuestra marcha.

A pesar del desgano,
del desmayo de la razón
de los argumentos
que quisieron desterrarlo.

Capaz de reunir nuestros girones,
centro de la caricia
hacedor de vuelos
artesano de besos
alfarero
nigromante
caballo y estero.

Mi corazón, vivo,
encarna mi apetito
el ángel que soy,
la fiera,
ruge
prolonga arterias
como una araña que me teje por dentro.

 

Título del poema: Parto del latido ©
Título del dibujo: Corazón al desnudo (Técnica mixta) ©
@mendezisabela

 

A un beso de ti

Título del poema: “A un beso de ti” ©
Título del dibujo: “A un beso de ti” (Tinta sobre papel)
@mendezisabela

 

Serie de twitts.20 – Al desnudo


Título del escrito: Al desnudo
Título del dibujo: De corazón (Técnica mixta) ©
Pincelada de Isabela Méndez
@mendezisabela

 

Tras los ojos

Si tiemblan tus manos ¿cómo dejarte partir?,  me quedaría a tu lado abrazándote. Cuando estuvieras sereno te acompañaría hasta el dintel de la puerta y te ayudaría encorvarte lo justo para que entraras en la casa de los sueños. Pero si hiciera eso, el resto de los viajeros quedarían estancados y, tampoco tendría la garantía de que una vez acunado por mí, quisieras o pudieras marcharte.

Tuve que llevarte hasta la entrada de la cabañita e ir por el siguiente viajero.

¿Sentiste a las dos musas que allí estaban para conducirte hasta ti?

¿Pudiste aceptar la venda en tus ojos, o fue demasiado grande el paisaje que contemplaste en tu interior y tuviste que ver hacia afuera?

¡Es enorme el desafío! En ese pequeño trecho proponemos penumbras, mujeres que hilan a ciegas, tejen la paciencia, junto a un perro tendido que solo con “ser” pronuncia un discurso poderoso. Luego la casita con sus tejas de papel y paredes de tela simulando un barco de vela que zarpa hacia aguas internas, surgidas al tapar los ojos.

El viaje de los poros, que de pronto perciben lo de siempre como un hallazgo, roces humanos y vegetales, tierra y objetos sepultados en la memoria común. Los olores de una cocina, las charlas a media voz entre cortes de alimentos, sonidos de cascadas leves, sopa, saludos, una canción de cumpleaños.

Sobrevienen pasos, una melodía y un piano. A ciegas, todos bailan, la pianista dibuja su vida sobre el piano, yo canto la mía a su lado. Al final, se descorre la venda y un mundo de ropa tendida recibe al viajero. Muebles fantásticos, vasijas, garrafones, y la abuela que reparte tisana para calentar las manos y saborear lo mucho que se ha recorrido. La tejedora ciega junto a otras mujeres, musitan algunos acentos extranjeros y sin embargo cercanos. Al final, papel y lápiz para dejar vestigio de lo indescifrable y un eco que se aleja.

Título del escrito: Tras los ojos © ®
Título del dibujo: Magia (Técnica mixta) © ®
Dibujo y escrito por Isabela Méndez ®

Dedicado a los compañeros que participaron en “EL PRIMER BALL” y a “EL TEATRO DE LOS SENTIDOS”. También a los viajeros que pasaron por nuestro laberinto.

Hacer teatro y poesía con el otro, y encontrar paisajes en la ceguera es un regalo.

Visita mi Web!
Imagen_web