Archivo de la categoría ‘Cuentos’

La Pecera

La Pecera

La pecera que me regaló Asunción, mi anciana vecina, con la sirena de cristal que según ella simbolizaba la castidad, el autocontrol y la pureza, se ha llenado de seres menudos. Mi vecina no se percató de que en la pecera venía también un musculoso pirata adosado a una de las palmeras de adorno.
Hoy sirena y pirata se descubrieron. Los gritos de emoción fueron colosales, emergían del agua salpicando el silencio. Al hacer el amor provocaron un torrente de burbujas que inundó la sala.
Asunción pasó por casa y se alarmó al ver aquello. Muy angustiada preguntó a qué se debía. Para no entrar en explicaciones descorazonadoras, le dije que había sido un problema de la lavadora y que se quedara tranquila porque ya había llamado al fontanero.

Cancioncilla burbujeante
Entre burbujas y chapoteos,
se van queriendo dentro del agua,
tiene ventajas al ser sirena
porque no debe ponerse enaguas.

El gran pirata supo explorar
y descubrió que entre las escamas,
la sirenita tiene una isla
que casi siempre se encuentra en llamas.

Para apagarla con maestría,
el buen pirata saca su nave,
y aprovechando bien la pecera,
sofoca el fuego con ritmo suave

Y es que entre el agua, ciertos incendios,
no arrojan ni chispas ni fulgores
sino unas ondas muy calentitas,
que solo apagan grandes amores.

Os dejamos este microrrelato, que forma parte del disco “Cuentos al vuelo”, donde todos los cuentos y canciones son de mí autoria, y la música fue compuesta, interpretada y grabada por Gaddafi Núñez.
El CD está a la venta en la Llibreia Les Punxes, Carrer Rosselló 260, 08037 – Barcelona

Título del cuento: La pecera ©
Título de la canción: Cancioncilla burbujeante ©
El dibujo es un extracto de la ilustración que realicé por encargo de Cayetana Sanz para el cuento inédito: “El pez que tenía frío”, de Irina Mishina.
@mendezisabela

 

Noche toro

Anoche en medio de mi insomnio pasé de ser un relajado lirio de agua, a ser un toro, como reza mi signo. Era la falta de sueño un capote delante del cual me irritaba y en contra del que arremetía. El capote me burlaba con un baile elegante, llenando el aire de serpenteos granate.

Quería insultar, pero mi lengua de toro no reconocía las palabras, solo podía mugir.

Mi habitación fue un ruedo, cada objeto se convirtió en un fanático taurino, pidiendo el sacrificio definitivo de mi descanso.

En ese caso, la muerte era la vigilia perenne, sin orillas, sin atracadero, un océano de arena y yo un toro-bajel, surcando lo invisible, hiriendo con mis cuernos mi propia paciencia, derramando sangre por los puntos en que jubilosamente el desvelo me clavaba las banderillas.

No supe en qué momento, vencí la pesadilla de estar despierta, pude dormir.

Hoy en la mañana, con la boca como llena de polvo y el cuerpo habitado por arrecifes, me levanté de la cama, abrí la persiana y vi una silueta rojiza sobre el parquet. Espero que mi esposo no lo note.

Título del cuento breve: toro-noche ©
Título del dibujo: Toro nocturno sobre papel abombado por la humedad del insomnio 
(Técnica mixta) @mendezisabela

 

La niña Lana

La niña Lana

Título del poema: La niña Lana ©
Título del dibujo: La niña Lana (Tinta sobre papel) ©
@mendezisabela

 

Cuando fui ovillo

Mujer Ovillo

Yo soñé que mi cuerpo era un ovillo, mi corazón de lana, mis venas de estambre, mis brazos de hilo, mis pies de algodón.

En medio de la noche me despertó un pinchazo como de aguja y vi que el mundo estaba tejido: La gente, la hierba, las cosas. Los sauces lloraban trenzas, la luna hilaba su luz.

Bordó mi hálito la incertidumbre, si el mundo era de aquellas fibras, ¿se encogería cuando arribara la lluvia?, ¡quedaríamos anudados, en un núcleo compacto, respirando un olor a costurero!.

Han pasado las horas, poco a poco todo ha vuelto a ser de materiales diversos: metal, madera, plástico, concreto, arcilla….

Yo, que de nuevo soy de piel, busco sin embargo, tejer mi camino.

 

Este cuento de mi autoría, fue publicado el día 15/04/2012 en el blog de microliteratura «Sea breve, por favor«
Título del cuento: Cuando fui ovillo ©
Título del dibujo: Mujer ovillo (Técnica mixta) ©
@mendezisabela

 

Harlem (En la punta de la lengua)

Gracias a un cuantioso número de orejas atentas, el sábado 14 de abril pude contar y cantar, compartir pausas y tejer risas.

“En la punta de la lengua” es un espectáculo en el que mezclo las versiones de mitos que me han enamorado, canto cuentos de mi autoría y narro silencios.

Este post está dedicado a todos los que me acompañaron esa noche y a los que tantas otras veces han estado presentes.

Después de la función del sábado, Ricard y yo nos fuimos a tomar algo por allí cerca, con un grupo de amigos que fueron a ver el espectáculo por primera vez. Ellos nos preguntaron por qué esta información no está más difundida.

Les explicamos que para la producción y difusión de los eventos nos movemos casi siempre solos o con el respaldo que nos dan algunas páginas dedicadas a los cuentos, como en este caso Contes y Cuentos. Debo destacar que el resto de la publicidad se la debemos a amigos, a seguidores fieles que riegan la voz y a las redes sociales.

Lamentablemente este formato no es promovido por los grandes medios. Por otra parte existe la idea de que los cuentos son solo para niños. Así que seguimos trabajando sin pausa para que se conozca que hay espectáculos de cuentos dirigidos a adultos, que abordan contenidos variados.

En esta labor cada uno de vosotros puede marcar la diferencia si nos apoyáis dando a conocer este blog y el trabajo que hago en escena.

Nos alegrará que nos den un empujón en las redes sociales y sobre todo que contéis cómo os ha parecido, qué sensaciones os ha producido y por qué vale la pena acercarse a escuchar cuentos, de ese modo contagiareis a otros y seremos más para crear historias.

¡Gracias!

¡Un abrazo mullido!

Para recordar la sesión, os dejamos el video del cuento «SOS de Azúcar»:


Barcelona – Abril 2012
Título de la sesión: En la punta de la lengua
Título del vídeo: SOS de Azúcar ©
@mendezisabela

 

Visita mi Web!
Imagen_web