Para contar una oveja

Para contar una oveja comience por cualquier punto de su lana. Debe primero encontrar el modo de adquirir el tamaño de una mosca.

La fluidez de la narración activa, dependerá de que procure no enredarse en la pelambre, pero si lo hace, que sea con gusto. Intente entonces regodearse en el calor y si está cerca del corazón ovejuno, cuente sus latidos, suelen ser buenos para adormecer. Una siesta en la piel de una oveja es de lo más tórrido que existe.

Si estuviera cerca de la zona digestiva y la oveja atravesara por momentos difíciles,  aléjese con disimulo a un lugar menos expuesto a los gases, que suelen salir sin pudor y no dan tregua, pues casi todo en la oveja es fluidez y placidez. Digo que lo haga con discreción ya que la oveja tiene una importante característica a tomar en cuenta y es que sus emociones se resienten con facilidad. Si la oveja llegara a resentirse con usted, entonces se verá involucrado en un nudo, del que le resultará complejo librarse. Los nudos se producen una vez que la oveja, ofendida, se restriega con saña contra la hierba. Para salir del lio, se precisa la ayuda de un esquilador, que suele cortar de manera tajante el rollo, cosa que entorpece la narración vivencial.

Si usted no ha cometido la ofensa, quédese tranquilo y continúe explorando la mullida superficie del animal, mientras inmortaliza su experiencia en una minúscula grabadora, lo que equivale a contar una oveja.

En caso de que logre salir victorioso de la visita a la nube encarnada, estará capacitado para aportar su definición a continuación de las que aquí propongo:

  • Una oveja es un animal recubierto de espuma que se volvió pilosa para no desaparecer.
  • Las ovejas son pedazos de montañas nevadas que decidieron moverse.
  • Una manada de ovejas, es un continente de espuma.
  • Ciertos tipos de oveja son las hermanas animales de los sauces llorones.
  • Las ovejas son lampazos vivientes que limpian de insomnios, cuando estamos en la cama y las imaginamos saltando sobre una verja.

Título del poema: Para contar una oveja ©
Título del dibujo: Lanzarse a una oveja (Pastel) ©
@mendezisabela

Un comentario para “Para contar una oveja”

  • avatar Raquel Markus:

    Cada Raquel, Rachel o Rajel es una oveja, pero no cualquier oveja, es una que pertenece al Señor, Dios, Energía Universal o como se quiera llamar a la entidad creadora.
    La manera más sencilla de contar ovejas será entonces buscar un directorio telefónico ordenado alfabéticamente por nombres y no por apellidos (pues esa cuenta se hará mas dificultosa), buscar en la letra R y darse a la tarea de ver a cuantas madres y padres se le antojo tal nombre para sus hijas.
    Y no es que tenga nada de malo llamarse Raquel, que además de ser el nombre más común en el pueblo judío, existe en múltiples culturas y credos, pues se refiere a una de las cuatro matriarcas del pueblo judío. Así que su cuenta en tal directorio de nombres (hipotéticamente probable) se hará bastante larga y tediosa.
    Y si después de leer tal explicación sobre el nombre Raquel y su relación con las ovejas, no les ha dado algo de pereza o sueño, lo más recomendable será entonces prepararse una agua de valeriana o lechuga, pues usted es un insomne incurable y la cuenta de ovejas no lo llevará jamás a los predios de Morfeo. Salud!

Deja un comentario

Visita mi Web!
Imagen_web